De qué raqueta escoger: Parte 2, squash intensivo.

En esta ocasión, trataremos de dar unas orientaciones para escoger una raqueta para uso intensivo por parte de jugadores avanzados. Como ya sabemos y hemos comprobado con la experiencia todas las indicaciones de la primera parte, hay unas premisas básicas que hay que cumplir, pero aquí vamos a tratar de las características que transmiten las raquetas al jugador en función de la morfología y peso de la misma. Una vez conocidas cada cual decidirá qué clase de jugador es y si quiere cambiar algo que una raqueta pueda ayudar a cambiar.

Como introducción, aunque hay mil maneras de describir una raqueta, aquí nos vamos a quedar con tres partes de una raqueta para luego hablar de ellos:

  • Cabeza: Toda aquella parte de la raqueta en contacto con el cordaje, éste incluido.
  • Cuello: Toda aquella parte que conecta la cabeza de la raqueta con el agarre.
  • Mango: es la pieza de la raqueta en la que se efectúa el agarre y sobre el cual se ubican toda clase de cintas para mejorar el tacto y ajustar el tamaño del mismo.

Ahora estamos en disposición de hablar por fin del tema. Comenzaremos por la gran pregunta:
-¿raquetas con base de la cabeza en “U” o en “V”?
Todas valen, pero existen diferencias en el comportamiento.
Las raquetas en forma de “U”, por lo general, tienen menor superficie encordada. Ello acarrea mayor precisión pero menor superficie del punto dulce de golpeo. Aún así, a igual tamaño, una raqueta en forma de “V” es menos firme y precisa, proporcionando mayor confort y facilidad de golpeo, así como algo más de potencia. Recordemos que la elección del cordaje y su tensión es harto importante en este aspecto.
Leído ésto, si doblas un tanto la muñeca en cuanto te “aprietan” un poco, si notas que la bola “le corre” más al rival siempre, si prefieres jugar en el fondo y no te gusta arriesgar… Busca raqueta en “V”. De todos modos si no es algo excesivo, el uso de un cordaje multifilar con una tensión moderada puede valer para una raqueta en “U”.
Notemos que muchas raquetas incorporan algún sistema de absorción de vibraciones entre el marco y las cuerdas horizontales más largas, ello conferirá ciertas propiedades que influirían para escoger cordaje.

– Cuello:
Ya excluidos los que están conformados por varias piezas, distinguiremos dos tipos: cilíndricos y cónicos. Mi opinión, si bien coexisten hoy en día, es que proporcionan mucho mejores prestaciones los cónicos. Reducen las vibraciones más y son estructuralmente mucho más firmes y duraderas. Lo más probable es que se acaben por imponer. El hecho es que los cuellos cilíndricos eran más populares cuando se usaba sólo metal para hacer las raquetas, pero hoy en día, los nuevos materiales nos permiten mayor variedad de formas sin influir en el coste de fabricación.

– Mango:
Pasado por alto en muchas ocasiones, no nos olvidemos de dos conceptos: longitud y grosor. Es importante verificar que la longitud es la adecuada puesto que ésta no se puede cambiar. Si efectuamos el agarre muy cerca de la base del mango, no será algo importante, de otro modo, cerciorémonos de que nos es cómoda la raqueta que probamos.
En cuanto al grosor, es un punto que hay que moldear a nuestro gusto. Ninguna raqueta va a venir con un grosor adecuado, salvo que nuestra mano sea realmente pequeña. El dilema ahora es si usar un “grip” o un “overgrip” para hacer más adecuado el mango. Es importante que, pase lo que pase, el ancho sea el adecuado, por muy bien que agarre si no tiene el tamaño justo, nos limitará al jugar. ¿Cómo conseguirlo?, colocando un grip, obtendremos una opción más cara pero más duradera. También será más blando al tacto, lo que puede ayudar, como siempre, a ganar potencia perdiendo control. Si usamos overgrips, seremos más precisos a la hora de escoger el grosor. Quizás, lo más importante de usar overgrips, es que, en la medida que lo tensemos a la hora de ponerlo, obtendremos diferentes niveles de dureza que pueden ser más o menos adecuadas a nuestro gusto. Es una opción más barata pero mucho menos duradera, si bien es la opción que, con mucho, agarra más de las dos posibles.
Como apunte, los jugadores que agarran “alto”, suelen preferir anchuras y acolchados superiores. Lo contrario sucede con los que agarran “bajo”.

– Peso:
Parece evidente que a mayor peso, mayor potencia y peor maniobrabilidad. Pero, al margen del peso, el balance es un factor importantísimo. Si el centro de gravedad de la raqueta está cerca del mango potenciará una buena velocidad de reacción pero con menor precisión y potencia de pegada. Un balance más cercano a la cabeza de la raqueta tendrá el efecto contrario…

– Materiales:
La verdad es que los materiales usados han ido variando en los últimos treinta años de una manera constante, pasando por grandes y efímeros fracasos. Parece ser que se van a quedar por un tiempo las fibras de carbono en todas sus gamas. Yo creo que no es embarcarse en ninguna aventura escogerlas y que ya son lo suficientemente asequibles de precio como para decantarse por ellas. Lo que sí que enfatizaré, es que los visionarios e iluminados que ofrecen tremendas soluciones suelen contar con malas ideas que derivan en altos precios y grandes fiascos: no compres nunca la última raqueta de ninguna marca si no quieres tener una raqueta cara (probablemente durante años) que no te satisfaga.

Como última precaución, ya que casi todas las grandes tiendas nos lo permiten, sería un gran acierto usar una raqueta de prueba lo más parecida a la que quieres comprar para, al menos, eliminar las que seguro no nos gustan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.